Hacer nuestro propio jabón casero es una gran opción si queremos ahorrar algo de dinero, a la vez que contribuimos con el medio ambiente y además utilizamos productos más respetuosos con nuestra salud.
Existen muchas recetas de jabón casero, pero no todas son ecológicas, ya que contienen sosa cáustica, que es perjudicial para el medio ambiente y puede resultar peligrosa para nuestra piel mientras hacemos el jabón.
Por eso, os dejo a continuación un par de recetas de jabón casero sin sosa cáustica, muy sencillas de hacer en casa elaboradas por ecologiaverde.com.

Jabón casero con aceite usado

En esta receta puedes reutilizar aceite que hayas usado para freír, ya que es una forma de reaprovechar este alimento y reducir el daño ambiental. Es recomendable que se use aceite de oliva, que nutre e hidrata la piel, pero se pueden añadir otros aceites como el de coco o el de rosa mosqueta.
Para hacer el jabón utilizaremos saponaria en vez de sosa.

Ingredientes

  • 50 g de saponaria molida.
  • 450 g de glicerina vegetal neutra.
  • 1 litro de agua.
  • 200 ml de aceite de oliva. Tiene que ser uno que apenas se haya usado, y se ha usado para freír no sirve si se ha quemado.
  • 75 g de aceite de coco.

Preparación

  1. Prepara la glicerina vegetal, puedes hacer al baño María o bien en el microondas.
  2. En paralelo a la preparación de la glicerina, pon a hervir el agua en un cazo y se retira del fuego en cuanto llega al punto de ebullición.
  3. Añade la saponaria, tapa el cazo y deja que repose entre 30 minutos y 1 hora.
  4. Cuela la infusión en un recipiente grande y añade los aceites removiendo bien.
  5. Cuando la mezcla queda uniforme y está todo bien integrado, junta la esta mezcla con la glicerina en estado líquido y remueve.
  6. Vuelca en el molde y se deja enfriar en la nevera.

Jabón casero sin sosa con glicerina y lavanda

Otra opción para hacer productos de higiene es usar glicerina neutra en vez de la sosa cáustica. Sin embargo, no es una opción realmente ecológica aunque se haga en casa. El motivo es que la glicerina proviene de grasas y aceites tanto vegetales como animales. De todos modos, como hay quien prefiere cómo queda el jabón casero hecho con este material, mostramos una receta sencilla.

Para hacer este jabón se pueden usar distintas plantas o hierbas medicinales y aromáticas, por separado para cada pastilla que queramos hacer, o juntar algunas que combinen bien. Por ejemplo, se puede usar lavanda, una de las hierbas más usadas tanto por su aroma y beneficios:

Ingredientes

  • 450 g de glicerina neutra. Puede ser en pastillas o líquida.
  • 20 gotas de aceite esencial de lavanda.
  • Un puñado de flores secas de lavanda o espliego.

Preparación

  1. Si usas las pastillas de glicerina neutra puedes calentarlas en un recipiente en el microondas o bien, puedes derretirla al baño María. En caso de que uses la líquida tendrás que calentarla con agua y esperar a que se espese.
  2. Retírala del fuego cuando esté lista si la has derretido al baño María o si era líquida, o bien retírala del microondas con cuidado.
  3. Empieza a removerla y añade las flores y las gotas del aceite esencial.
  4. Cuando esté todo bien mezclado y uniforme puedes echarla en el molde.
  5. Deja que se enfríe hasta alcanzar la temperatura ambiente y colócala en el molde guardándolo en la nevera hasta el día siguiente.

Para todos estos jabones naturales, puede que aún guardándolos en la nevera un día entero no sea suficiente y haya que dejarlos más tiempo. Ve vigilando la consistencia de las pastillas y retíralo de la nevera cuando veas que está bien endurecido.

ODS 3 Salud y Bienestar ODS 4 Educación de calidad ODS 10 Reducción desigualdades ODS 13 Acción por el clima