Estamos utilizando computadoras todos los días, pero no sabemos nada de cómo funcionan. Es importante, en el mundo en qué vivimos, comprender lo que usamos.

Cada vez existen más trabajos asociados con la creación y la programación de máquinas y ordenadores, pero mucho más importantes son las capacidades y habilidades que se adquieren aprendiendo a programar: resolución de problemas, capacidades lógicas y espaciales, nivel de abstracción, atención y concentración

La mejor forma de iniciarse en el pensamiento computacional es usando el lenguaje de programación Scratch, creado en el MIT, que usa bloques que vamos moviendo con el ratón para hacer nuestros programas. Se trabaja desde el navegador, por lo que se puede usar desde cualquier dispositivo. Gracias a su gran comunidad online para crear y compartir, se pueden reutilizar y mejorar otros proyectos y volverlos a compartir para la comunidad. Al usar bloques es ideal para empezar a enseñar el pensamiento computacional en el aula a muy tempranas edades, desde 7 años.

Scratch Cat” por amonroy CC BY-SA 2.0

Podemos encontrar una infinidad de tutoriales en internet, el único límite es nuestra imaginación.

Scratch es gratuito, multiplataforma, sencillo y pensado para introducción de los niños en el mundo de la programación.

ODS 4 Educación de calidad ODS 5 Igualdad de género